Solo Camisetas Blancas y Negras: ¿Decisión Correcta?

Un día me encontré en una situación en la que me pregunté ¿cómo podría simplificar mi vida y a su vez que fuera un poco random?. Quería que ciertas cosas cotidianas fueran más fáciles. También deseaba salir de la zona de confort.

Eso me llevó a reflexionar sobre qué cosas me hacían perder tiempo de manera innecesaria. De forma automática, pensé en las camisetas que solía usar. Me di cuenta de que decidir cuál camiseta ponerme antes de salir era quizás algo superfluo en mi vida.

Así que decidí simplificar mi estilo de vida empezando por mi ropa. Tomé la decisión de utilizar solo camisetas básicas a partir de ese momento, es decir, solo camisetas negras y blancas.

Al principio, fue una idea innovadora y desafiante, ya que estaba acostumbrado a usar diferentes tipos de camisetas que consideraba adecuadas y que me quedaban bien, al menos según mi criterio. A todos nos gusta llevar algo que nos haga lucir bien.

No quise ser radical, así que doné la mayoría de las camisetas que tenía, pero me quedé con algunas y compré media docena de camisetas blancas y negras. Eso marcó el comienzo de un nuevo estilo de vida.

Seré honesto, luchar y salir de la zona de confort es uno de los desafíos más difíciles. Siempre te encontrarás en un dilema contra tu propio ego, especialmente cuando haces algo que va en contra de los estándares establecidos por la sociedad.

Al principio, había días en los que dudaba de mí mismo cuando me disponía a salir a algún lugar, ya que vestirme nuevamente con una camiseta negra o blanca se sentía extraño. Quizás sea algo normal, pero pensaba en qué pensaría la gente al verme con la misma camiseta una y otra vez. Sí, lo sé, suena absurdo, pero así fue como me sentí.

Solo camisetas blancas y negras

Sin embargo, con el tiempo, dejé de preocuparme por mi ego y por las opiniones de los demás. Superé esa barrera y se convirtió en algo completamente natural en mi vida usar solo camisetas negras y blancas. Terminé donando las otras camisetas que me quedaban.

Y un día, ya que tenía en el armario solo dos colores de camisetas y todas eran idénticas.

Debo decir que tomar esa decisión simplificó mi vida de manera increíble. Me permitió ver las cosas desde una perspectiva diferente, ser más sencillo, vivir con lo necesario y, sin duda, hacer que otros aspectos de la vida fueran menos complicados.

Además, ¡vaya manera de ser random y hacer algo diferente!, así que vitalizo mi existir.

¿Por qué aferrarnos a cosas que en realidad no necesitamos? Es lo que pienso ahora respecto a algunas cosas de mi vida diaria. No estamos obligados a cumplir con los estándares sociales.

No tenemos que impresionar a nadie ni preocuparnos por las opiniones de los demás. Muchas personas ni siquiera saben que existimos. Además, si decidimos hacer algo, debería ser para nosotros mismos.

Con el tiempo, experimenté una liberación total. Pude centrarme en cosas que realmente daban valor a mi vida. Además, debo confesar que gané considerablemente en seguridad en mí mismo.

Mi experiencia hasta el día de hoy con esa decisión, me ha llevado a comprender que al eliminar las cosas que son realmente innecesarias en nuestro día a día, todo se vuelve más fácil.

Y bueno, ya veremos si posteriormente me animo a agregar un nuevo color al armario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *