Amor: He fracasado, lo he hecho mal

El amor, algo que se experimenta muchas o pocas veces en la vida.

Ha sido algo que me ha costado mucho comprender, valorar, dar, sentir y corresponder, y sobre todo, ha generado una sensación abrumadora en mi vida.

Me llevó mucho tiempo comprender por qué, cuando alguien empezaba a quererme, salía corriendo y terminaba hiriendo a esa persona. El miedo a ser amado y a amar fue algo que siempre me perseguía.

A pesar de ser alguien que huía de estas emociones, siempre había personas en mi camino dispuestas a quererme e incluso amarme. Lamentablemente, mis inseguridades y miedos terminaban arruinando todo.

Además de mi miedo al amor, también tenía temor a estar solo, lo que creaba una combinación nada saludable: miedo al compromiso y miedo a la soledad.

Debo admitir que no soy bueno en el amor. A lo largo de mi vida, he fracasado en este aspecto la gran mayoría de las veces, probablemente un 97% de las ocasiones.

He experimentado diferentes etapas del amor, como la mayoría: el amor de la infancia, el amor en el colegio, el amor universitario y algunas relaciones posteriores a la universidad. Sin embargo, en todas ellas, he fallado.

¿Por qué he fracasado en el amor?

En aquel entonces, no comprendía completamente las razones detrás de mi comportamiento. Me negaba a aceptar cualquier responsabilidad emocional y sentimental, y buscaba justificaciones para mis acciones, manipulando las situaciones y mintiendo.

¿Por qué actuaba así? Supongo que era tonto y egoísta. ¿Cómo podía lastimar a alguien que solo quería brindarme su amor? Era absurdo.

Si sientes que no puedes corresponder al amor de otra persona, sé honesto. No causes daño innecesario ni compliques las cosas. Eso es lo que hubiera deseado decirme a mí mismo en aquel entonces.

Lo peor de todo es que no aprendía la lección y seguía lastimando a personas una tras otra. Mirando retrospectivamente, no entiendo qué pasaba por mi cabeza. Nadie merece ser lastimado solo por querer amar a otra persona.

Fracasar en el amor por herir a personas que nos brindan amor

Lastimar a los demás no está bien. Si sientes que no puedes corresponder a los sentimientos de otra persona, habla, comunícalo, pero no te quedes callado. Sé lo suficientemente maduro para asumirlo.

Entiendo que es agradable sentir que alguien nos quiere, pero si no sentimos lo mismo, ¿qué sentido tiene seguir adelante? Ninguno, por supuesto.

Por eso no justifico en absoluto mi comportamiento pasado.

Recuerdo las palabras de mi madre: “Siempre llegan buenas personas a tu vida y tú no valoras ni cambias nada”.

A lo largo de mi corta vida, he experimentado diferentes tipos de relaciones en las que esas personas terminaban queriéndome de manera auténtica, pero yo no les daba nada parecido al amor.

Mi falta de madurez no me permitía comprender lo mal que estaba actuando. No se puede ir por la vida lastimando y jugando con los sentimientos de los demás.

No estoy orgulloso en absoluto de haber sido esa persona que hería los sentimientos reales de personas maravillosas que solo querían amarme de manera honesta y deseaban lo mejor para mí.

Vaya, recuerdo las cosas extraordinarias que hicieron por mí esas personas, y simplemente no las valoré.

Seguramente te preguntas por qué era así. Una vez más, no pretendo justificar absolutamente nada. Era un idiota, egoísta, con un ego desmedido e inmaduro, que huía del compromiso, lleno de inseguridades y que mentía diciendo que sentía lo mismo. No me importaban los sentimientos de los demás. Primero yo, segundo yo y tercero yo.

Algunos podrían decir: “Los jóvenes no saben nada del amor”, “eran solo un niño que no sabía lo que hacía” y cosas similares.

Pero difiero completamente de eso. En lo que respecta al amor, independientemente de la edad o etapa de la vida, siempre nos lleva a sentirnos y actuar como adolescentes.

Así que eso no es relevante. Sí, tal vez era un joven inmaduro, pero eso no significa que no fuera consciente de mis acciones. Muchas personas sufrieron por mi culpa y lo lamento profundamente. Repito, nadie merece ser herido por querer dar amor.

Con el paso de los años, he aprendido a asumir mis errores y las cosas que hice mal. No puedo quedarme lamentándome toda la vida por cómo fui en algún momento.

Es hora de reflexionar y perdonarme por haber fracasado en el amor.

Decidí enfrentar esa etapa y perdonarme a mí mismo. Me dediqué a cambiar, pero tomó más tiempo del que pensé.

Pasaron casi 4 largos años de desintoxicación mental y emocional. Además, experimenté mucha soledad para aprender a ser más humano, comprensivo, honesto y reflexivo. Descubrí el verdadero significado del amor y lo valioso que es en la vida.

No voy a negar que este proceso de cambio ha sido una de las cosas más difíciles que he experimentado. Tuve que confrontar a mi antiguo yo y hacerlo salir de mi vida, y él no estaba dispuesto a irse fácilmente.

Fue una lucha personal muy dura, pero después de comprender el poder del perdón y seguir adelante, finalmente logré dejar esa etapa atrás.

No entiendo cómo pude ser alguien que no valoraba lo más hermoso que alguien puede ofrecer a otra persona: un amor honesto.

Y sí, he fracasado y lo he hecho mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *